El sistema urinario

El sistema urinario consta de unos componentes anatómicos:

  • Riñones, cuya función es la de filtrar el riego sanguíneo y depurar las impurezas y elementos en exceso que podamos encontrar en nuestra sangre.
  • Los uréteres son los conductos que comunican los riñones con la vejiga urinaria, esta es un espacio con capacidad de distensión donde se almacena la orina secretada en el riñón y conducida a través del uréter. Cuando se acumula un volumen suficiente para desencadenar el reflejo de la micción, se produce la consiguiente salida de la orina al exterior del cuerpo humano a través de la uretra.
  • La vejiga es un órgano que encontramos a lo largo del recorrido del sistema urinario del ser humano. Actúa como reservorio de la orina hasta su evacuación a través de la uretra. Algunos factores pueden contribuir a que aparezcan disfunciones. Seguir algunos consejos y llevar un estilo de vida saludable es conveniente para controlar el riesgo de presentar enfermedades vesicales.

Qué puede afectar a la vejiga

Hay una gran cantidad de factores externos e internos que pueden provocar disfunción anatómica y funcional en la vejiga y en el resto de componentes del sistema urinario.

  • Desde el punto de vista de patologías médicas o factores de riesgo cardiovasculares, la hipertensión arterial y la diabetes mellitus (tipo I o insulinodependiente, o tipo II o no insulinodependiente) son los que provocan alteraciones renales o vesicales con mayor frecuencia. Tanto la hipertensión como la diabetes mal controlada puede desencadenar, de forma lenta pero inexorable, alteraciones a nivel renal, sobre todo en lo relativo a la anatomía y la funcionalidad de los glomérulos renales. Sin embargo, la toma de ciertos fármacos para el buen control de la diabetes como la pioglitazona se ha asociado a una mayor probabilidad de riesgo de cáncer de vejiga, sobre todo en dosis elevadas.
  • La obesidad o los antecedentes familiares de patología médica u oncológica vesical son los otros factores internos que más influyen en el desarrollo de alteraciones a nivel vesical o renal. Estas alteraciones no son modificables con cambios de estilos de vida, pero sí nos permiten tener una precaución extra para detectar alteraciones o déficits vesicales a lo largo de nuestra vida.
  • El uso o abuso de tabaco o alcohol son factores dietéticos externos muy importantes, y están directamente relacionados con la asociación de patologías médicas en la vejiga. Los tumores vesicales son hasta un 50 o un 60% más frecuente en hombres fumadores que en no fumadores. En mujeres fumadoras solo es un 20 o un 30% más elevado.
  • La raza o etnia de los pacientes también es un factor de riesgo importante en lo relativo a patología de la vejiga. Los pacientes de raza blanca tienen asociado un riesgo mayor de padecer cáncer de vejiga que los de raza negra u oriental.
  • La edad y el género son otros factores cruciales en cuanto a patologías vesicales: ser hombre y mayor de 55 años son los riesgos principales que se asocian a estas alteraciones urinarias.

Qué podemos hacer para cuidar la vejiga

A continuación, detallamos algunos consejos para disminuir el riesgo de presentar patologías o enfermedades vesicales:

  • Asegurar una hidratación diaria adecuada: debemos beber dos litros de agua al día y evitar los refrescos con gas y zumos industrializados. Si mantenemos esta premisa conseguiremos una adecuada filtración de los elementos tóxicos del cuerpo humano y evitaremos al mismo tiempo las infecciones urinarias y el estreñimiento.
  • Consumir fibra de forma diaria en una cantidad adecuada: al incluir dentro de la dieta habitual alimentos ricos en fibra con cereales complejos y frutas como la naranja o la ciruela conseguiremos disminuir la probabilidad de estreñimiento, una de las principales causas indirectas de sufrir una patología vesical al aumentar la presión intrabdominal.
  • Evitar el tabaco y el consumo de alcohol: son dos de los principales tóxicos que intervienen de manera más directa en el desarrollo de cáncer vesical.
  • Intentar mantenernos en el peso más cercano al ideal: el sobrepeso y la obesidad son factores de riesgo directos sobre la patología vesical y también sobre el desarrollo de diabetes e hipertensión, dos de los factores cardiovasculares más frecuentes asociados a la patología renal.
  • Evitar el exceso de alimentos picantes: pueden hacer que la vejiga no funcione como debería, ya que son expulsados a través de la orina, y pueden irritar la vejiga si se abusa de ellos.
  • Fortalecer los músculos de la vejiga: al fortalecer los músculos de la región perineal se tonifican de forma secundaria los ligamentos que sostienen la vejiga y el resto del sistema excretor de orina, además contribuye en el control de esfínteres para evitar la incontinencia urinaria.
  • Intentar vaciar toda la vejiga: hacerlo siempre que se tengan ganas. Cuando vayas a orinar, procura vaciar por completo la vejiga para evitar infecciones en el tracto urinario.
  • Orinar siempre después de mantener relaciones sexuales: de esta manera se mantiene una buena higiene tras practicar sexo. Miccionar junto a una limpieza de la zona genital y anal es fundamental para eliminar bacterias y evitar infecciones de orina.
  • Atención al consumo de medicamentos: los riñones son responsables de eliminar los tóxicos del cuerpo. Tomar muchos analgésicos durante largos períodos de tiempo puede causar daño a estos órganos. Los medicamentos más perjudiciales son los antiinflamatorios no esteroideos. Las toxinas, pesticidas y sustancias ilegales también causan daño renal.

Lo que debes saber…

  • La hipertensión arterial y la diabetes mellitus (tanto tipo I o insulinodependiente o como tipo II o no insulinodependiente) son los que con mayor frecuencia provocan alteraciones renales o vesicales.
  • El uso o abuso de tabaco o de alcohol son factores dietéticos externos muy importantes y que están directamente relacionados con la asociación de patologías médicas en la vejiga.
  • Asegurar una buena hidratación diaria y consumir cantidades adecuadas de fibra son dos factores que pueden ayudar a disminuir las infecciones urinarias y el estreñimiento, una de las principales causas indirectas de patología vesical al aumentar la presión intrabdominal.

Ante cualquier molestia urinaria lo mejor es consultar con el urólogo. Los Seguros de MAPFRE Salud incluyen en su cuadro médico un amplio número de especialistas en urología que realizarán un diagnóstico completo para descartar cualquier patología.

Ir al contenido